reencuentro.es.

reencuentro.es.

Consejos para no perder la paciencia con los hijos

Introducción

Ser padre o madre es, probablemente, uno de los trabajos más difíciles del mundo. En la era digital, en la que nos encontramos, los niños están expuestos a una gran cantidad de estímulos y distracciones que dificultan su control y disciplina. Aunque todos los padres quieren criar a sus hijos con amor y respeto, en ocasiones, es difícil mantener la paciencia con ellos, especialmente cuando se portan mal. Sin embargo, es posible criar a los hijos de manera amorosa y firme, sin perder la paciencia. En este artículo te daremos algunos consejos para no perder la paciencia con tus hijos.

1. Acepta tus emociones

Si algo molesta a tu hijo, es normal que te afecte emocionalmente también. Si eres de los padres que se enfadan fácilmente, lo primero que debes hacer para evitar perder la paciencia es aceptar tus emociones. Reconoce que estás molesto, pero no te dejes llevar por la ira, la frustración o el estrés. Las emociones son normales y naturales, no hay nada malo en tenerlas, lo importante es cómo las gestionas.

2. No te tomes las acciones de tus hijos como algo personal

Los niños son expertos en probar los límites. Cuando tus hijos se portan mal, puede ser muy fácil sentir que se están comportando de esa manera contigo personalmente. Sin embargo, es importante recordar que el comportamiento de tus hijos, aunque pueda parecerlo, no es personal. A los niños les falta la madurez y habilidades para manejar sus emociones y comportamientos de la misma manera que un adulto. Por lo tanto, no te lo tomes como algo personal.

3. Establece límites claros

Para evitar repetidas situaciones estresantes, es importante establecer límites claros que les enseñen a tus hijos lo que es inapropiado y lo que no lo es. Por ejemplo, diles que no pueden saltar en los sofás, no deben tocar cosas peligrosas o no deben hablar con gente extraña. Si le das a tus hijos límites claros, pueden saber qué esperar de ti. Si rompen una regla, implementa una consecuencia acorde con la acción.

4. Usa un tono de voz tranquilo y firme

El tono de voz que utilizas al hablar con tus hijos puede marcar una gran diferencia en cuanto a cómo te perciben. Si gritas, haces que tu hijo también tenga una reacción emocional, así que trata de hablar en un tono de voz tranquilo y firme. A veces, es simplemente la forma en que decimos las cosas lo que puede ayudar a nuestros hijos a entender lo que es correcto e incorrecto.

5. No te rindas

Aunque el comportamiento de tus hijos puede parecer frustrante e inquietante, es importante no rendirse; mantener la coherencia y el compromiso por educarlos en comportamientos apropiados. Puede ser agotador repetir las mismas cosas una y otra vez, pero la paciencia es clave en el camino hacia el éxito en la formación de valores para buenos comportamientos.

6. Habla con tus hijos

A veces los niños no entienden tus expectativas. Por lo tanto, es importante hablar con tus hijos sobre lo que esperas de ellos. Trabajar juntos en crear un plan puede darles una mejor idea de tus expectativas y las consecuencias por un comportamiento inapropiado.

7. Demuestra empatía

Mostrar empatía a tus hijos es una de las mejores maneras de enseñarles a manejar y mostrar sus emociones. Habla con ellos sobre sus sentimientos y ponerte en su lugar, ya que esto les da una oportunidad para que vean cómo gestionar sus propias emociones y respetar las emociones de los demás.

8. Celebra sus éxitos

Cuando tus hijos hacen algo bien, asegúrate de destacarlo y celebrarlo. Puede ser tan simple como decir: "Estoy contenta porque resolvió el problema en el que estaba trabajando". Celebrar los éxitos de los niños les hace saber que estás en su equipo y les brinda una mayor confianza.

9. Asegúrate de tener tiempo para ti mismo

La crianza de los hijos es agotadora. Puede ser fácil olvidarse de uno mismo mientras se está tratando de ayudar a otra persona. Pero si te das tiempo para ti mismo, podrás recargar tus pilas y ser un mejor padre.

10. Busca ayuda si la necesitas

Si sientes que te estás quedando sin ideas o recursos de cómo manejar el comportamiento de tus hijos, busca ayuda externa. Los amigos, miembros de tu familia, y profesionales pueden ser una excelente fuente de apoyo y ayuda. Busca la ayuda que necesitas para que puedas dar lo mejor de ti para tus hijos.

Conclusión

Ser padre o madre es una tarea difícil, pero no tienes que hacerlo solo. Con estos consejos, puedes aprender a manejar mejor tu paciencia y evitar estallar ante situaciones que no pueden controlarse fácilmente. Narcisismo y empatía son importantes en la crianza y, aunque de manera ideal, no siempre es fácil conseguir esto, con trabajo y compromiso es posible lograrlo. Cuando te sientas frustrado o agotado, tómate un tiempo para cuidar de ti mismo. Al hacerlo, serás más capaz de brindar el amor y el cuidado que tus hijos necesitan.