reencuentro.es.

reencuentro.es.

Los niños y los conflictos familiares: estrategias para protegerlos

Los niños y los conflictos familiares: estrategias para protegerlos

La vida en familia está llena de altibajos. Es normal que, de vez en cuando, surjan conflictos familiares, ya sea por diferencias de opinión, malentendidos o problemas inesperados que aparecen en el camino. Sin embargo, cuando estos conflictos se intensifican y se convierten en algo constante, pueden tener un impacto significativo en los niños que están en el hogar. A continuación, te brindamos algunas estrategias para proteger a los niños durante los conflictos familiares.

Explica la situación a los niños

Uno de los errores más comunes que los padres cometen es tratar de ocultar los conflictos familiares a sus hijos. Es importante que los niños sean conscientes de lo que está sucediendo en casa, ya que esto les ayudará a comprender por qué mamá o papá están molesto o triste. Si los niños no se les informa apropiadamente, pueden sentirse inseguros e incomodos, lo cual puede afectar su comportamiento y desempeño en la escuela.

Habla con tus hijos sobre los conflictos de manera apropiada

Una vez que hayas decidido hablar con tus hijos sobre el conflicto, es importante que lo hagas de una manera apropiada para su edad. Si los niños son muy pequeños, puedes conversar con ellos utilizando dibujos o juegos. Si son mayores, puedes hablar con ellos de forma más directa, pero sin entrar en demasiados detalles para asegurarte de no asustarlos o confundirlos. Es vital que les brindes seguridad y tranquilidad, y que les hagas saber que, sin importar qué suceda, siempre estarás ahí para ellos.

Evita discutir en frente de los niños

Los padres deben tener cuidado de no discutir en frente de los niños, ya que esto puede generar una situación desagradable y estresante. Si requieres discutir con tu pareja, y los niños están presentes, lo mejor es que pospongas la conversación hasta después. Es importante que los niños se sientan seguros y cómodos en su hogar, y un ambiente de discusión constante no contribuirá a esto.

Propicia un ambiente de tranquilidad en el hogar

En momentos de conflicto, puede ser difícil mantener un hogar tranquilo, pero es importante que intentes hacerlo de todas formas. Algunas estrategias que puedes aplicar son: escuchar música suave, leer o ver una película juntos, jugar un juego en familia, hacer manualidades, cocinar juntos, entre otras. De esta manera, los niños tendrán la oportunidad de distraerse y relajarse un poco.

No uses a los hijos como mediadores

Es posible que en algún momento quieras que tus hijos te ayuden a solucionar tus diferencias con tu pareja, pero esto no es justo para ellos. No les deberías pedir a tus hijos que se involucren en tus problemas, ya que esto es muy estresante para ellos y puede ser abrumador. Recuerda que cada uno tiene su propia carga emocional que no deberían soportar los niños.

Busca ayuda profesional

La terapia familiar es una excelente herramienta para ayudar a superar los conflictos dentro del hogar. Una terapeuta especializada en terapia familiar puede ayudarte, a ti y a tu pareja, a aprender habilidades para manejar el estrés y las tensiones y brindar un ambiente más saludable para tus hijos. De esta manera, podrán trabajar juntos hacia una solución constructiva y positiva para toda la familia.

Conclusión

Es importante recordar que la vida en familia no siempre es fácil, pero es importante aprender a manejar los conflictos sin causar daño adicional. Como padres, es nuestro deber proteger y cuidar a los niños en nuestro hogar, y eso significa brindarles un ambiente amoroso, seguro y estable, aun en tiempos difíciles. Si aplicas estas estrategias mencionadas anteriormente, estarás bien encaminado para lograrlo y construir una vida familiar más feliz y saludable.